lunes, 6 de febrero de 2012

LLEGADA DE LOS ESPAÑOLES INVASORES A LA ABYA YALA


PROGRAMA RADIAL "CUÉNTAME DEL 10". CAPÍTULO NRO. 10.


Antes de la llegada de los invasores y saqueadores europeos a estos territorios, a todo el continente se le llamaba Abya Yala y estaba conformada como hemos hablado en programas anteriores por una diversidad de sociedades que contaban con sus propios sistemas de organización social, política, económica y cultural. En todos los casos, las sociedades indígenas tenían un respeto profundo hacia el ambiente y la naturaleza.

Recibimiento pacífico. Arribo violento.

En el mes de agosto de 1498 los indígenas de la península de Paria vieron las velas de un barco, de una carabela. No conocían ese tipo de embarcaciones ni sabían que su tripulación estaba compuesta por salvajes conquistadores sedientos de oro, de perlas y de todo tipo de riquezas, que solían poner grillos a la gente para obligarlos a trabajar para ellos. Nada sabían nuestros indígenas de las barbaridades que estaban cometiendo los europeos en la isla llamada La Española, a la cual llegaron antes de llegar a territorio venezolano.

Nuestros indígenas de Paria recibieron a los europeos con hospitalidad porque no sabían que estaban metiendo presa a la gente para venderlos en España como esclavos, o para quitarles sus tierras y obligarlos a trabajar para ellos.



Cuando la embarcación se aproximó a la costa, nuestros indígenas salieron en sus canoas a recibirlos con frutas, tortas de maíz y otros regalos. Nuestros indígenas se presentaron en son de paz, prudentes pero sin armas. Colón los invitó a subir a la carabela y alumbrado por el oro que traían en sus cuellos y las perlas que lucían los indígenas les preguntó con señas el origen de las mismas y nuestros indígenas le señalaron en dirección de lo que hoy en día es Margarita. Entonces Colón se dirigió hacia la isla para comenzar con el saqueo de perlas. De hecho, no es casualidad que el primer establecimiento de los españoles en territorio venezolano haya sido en Cubagua.

Al año siguiente vino otro saqueador llamado Alonso de Ojeda, junto a un grupo de hombres armados. Todos querían las perlas y el oro con que se adornaban los indígenas. Al principio cambiaban las joyas por tejidos, platos o tijeras, pero luego comenzaron a arrebatárselos a la fuerza.

Los cumanagotos, caribes y otros habitantes de la región empezaron a conocer a los indeseados y demasiado recurrentes visitantes y a comprender la única razón que los traía a esa tierra. Cansados de la violencia de los invasores, dejaron de recibirlos con las puertas abiertas y se organizaron para protegerse.


La Abya Yala fue considerada "Tierra de nadie"

Alonso de Ojeda y otros invasores, pese a estar intensamente poblados, consideraron este territorio como “Tierra de Nadie” y se sintieron con el derecho de tomar posesión de ellos en nombre del reino de España. Y el Sumo Pontífice o el Papa, regalando lo que de ninguna manera le pertenecía, y creyéndose dueño del mundo, “regaló” el territorio a los reyes Católicos para que a su vez lo repartiera entre sus súbditos.

Las consecuencias de la invasión europea, no sólo son negativas para nosotros desde el punto de vista material, sino también en el cambio de los valores sociales que tenían los pueblos originarios, quienes, por la fuerza, son obligados a cambiar de manera violenta y total, su modo de vida y su visión del mundo. A los indígenas se les quitó la libertad y se les convirtió en esclavos. Trataron de eliminar sus idiomas y costumbres y quitarles sus territorios.

A partir del año 1492, Europa comenzó una nueva etapa basado en gran parte por el saqueo de todos los recursos de nuestro territorio.

La estructura de la familia extensa, fundamento de la sociedad indígena, fue fragmentada al abolirse la utilización de las viviendas comunales y ser reemplazadas por viviendas unifamiliares, ocupadas por un nuevo tipo de familia nuclear que consistía en madre, padre, hijos e hijas; se cortó la relación del colectivo con la tierra y la naturaleza.


Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal