lunes, 6 de febrero de 2012

LOS WARAOS.

PROGRAMA RADIAL "CUÉNTAME DEL 10". CAPÍTULO NRO. 4.



Seguimos conociendo a los pueblos originarios, es decir, los pueblos indígenas que habitaban aquí siglos antes de la llegada e invasión de los europeos. Para este programa contamos con Yaruma, Maria Alejandra, Wilmer y Jefferson de la Unidad Educativa Nacional Juan Uslar de El Consejo estado Aragua.


****************************************

El pueblo warao es uno de los grupos indígenas que ha logrado mantener su esencia cultural.

Los warao tienen en este territorio entre 7000 y 8000 años. Es un pueblo pacífico que en lugar de enfrentarse a otros, se adentró en los caños del Delta Amacuro para evitar conflictos.

El pueblo warao es el segundo más numeroso de Venezuela después de los guajiros o wayuu.

La historia de los warao está unida al agua. De hecho la palabra warao es una autodenominación que significa “gente de embarcación”.


La canoa de los warao

En la cultura warao no tener una canoa es símbolo de pobreza. Todo warao tiene su canoa, la cual aprende a utilizar desde la niñez. Con fines didácticos, los padres suelen construir a los pequeños canoas a su medida, de modo que aprendan a familiarizarse con ellas y con su uso.

Los warao utilizan dinero únicamente para intercambios comerciales con los criollos, es decir con las personas que no pertenecen a la comunidad warao. Pero entre los propios waraos de una comunidad es muy mal visto el uso de moneda para las transacciones. Esto es una muestra de la solidaridad existente entre ellos.

Las tareas productivas de los warao están distribuidas según el sexo. Labores como la caza, la pesca, la tala y la quema de las parcelas donde se sembrará, la elaboración de las curiaras y la construcción de las casas son competencia de los varones. La crianza de los hijos, la siembra y la cosecha, el tejido de chinchorros, el lavado de la ropa y la preparación de los alimentos, son competencias femeninas. Las niñas de 5 o 6 años ya aprenden a tejer cestas para comercializarlas.



Los warao viven en equilibrio y armonía

La clave del universo warao es el equilibrio, la estabilidad, la paz y la armonía. Cada vez que un warao causa algún desequilibrio en la naturaleza, está obligado a compensar el daño a través de ofrendas a los espíritus. Estos espíritus están presentes en todos los ámbitos de la vida y tienen capacidad para premiar o castigar al hombre. De allí el gran sentido ecológico de esta cultura.

En el mundo warao existen seres sobrenaturales que rigen las acciones diarias de los warao. Estos seres sobrenaturales pueden ser buenos, malos o neutros, dependiendo de su actitud hacia los seres humanos. La parte espiritual de estos seres es denominada “jebu”. Los jebu están presentes en todos los objetos, controlando el agua, las tormentas, los árboles, etc.

Arquitectura warao

La arquitectura tradicional warao están siempre sobre las márgenes de los ríos e interconectadas por puentes hechos del mismo modo del suelo de las casas. Una típica vivienda warao carece de paredes y consiste en el piso y el techo que encajan uno sobre el otro. Anteriormente los baños eran ubicados en áreas fuera y lejos de las casas, sólo accesibles en canoas y diferencias las de los hombres y las de las mujeres.




Las cocinas tienen el piso de barro sobre el cual se coloca el fogón que nunca se apaga, ya que durante el día sirve para cocinar y durante la noche se usa para dar calor y espantar las plagas. En algunas viviendas hay pistas de baile.

Los líderes warao son hombres que han demostrado tener una serie de habilidades y conocimientos espirituales, sobre la naturaleza y el cultivo de las buenas relaciones entre los miembros de la comunidad. El líder comparte su comida y bebida y orienta a la comunidad en el mantenimiento del sagrado equilibrio entre los humanos, el ambiente y los espíritus. A la hora de un conflicto es consultado por todos, pero no se impondrán decisiones, ya que en el mundo warao, siempre se busca el bien colectivo.

Los ancianos se reunen todas las mañanas en un consejo llamado monikata, donde se discuten asuntos importantes para la comunidad y se buscan soluciones. Estas conversaciones se hacen desde los chinchorros ya que las casas no cuentan con paredes.

Alguien puede conocer la influencia de una mujer dentro de la comunidad, por la cantidad de vueltas que tiene su collar.



Algunas palabras en warao

Doko: la boca
Jiji: cabello
Kobe: corazón
Kua: cabeza.

Frases: ¿katuketi? ¿qué tal?
Yakerawitu Muy bien

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal