miércoles, 29 de febrero de 2012

TIUNA Y TAMANACO, indígenas que dieron la vida por la libertad


PROGRAMA RADIAL “CUÉNTAME DEL DIEZ”
CAPÍTULO NRO. 15
LIDERES DE LA RESISTENCIA TIUNA Y TAMANACO.

Para este programa nos trasladamos hasta la Unidad Educativa Nacional Juan Uslar en El Consejo y conversamos con Dayerlis González, Génesis Runque y Roxana González

Fueron muchos los indígenas que se resistieron ante la invasión española. Cada vez que los españoles intentaban fundar una ciudad, los indígenas los atacaban con las armas que ellos usaban, que eran los arcos, las flechas envenenadas y las cerbatanas.

Tiuna fue un intrépido guerrero nacido en la tribu de los caracas. Su nombre quiere decir luz del amanecer y caudal de agua cristalina. Creció bajo la tutela del cacique Catia, quien le enseñó los secretos de la guerra y de las formas de hacer gobierno y se caracterizó por su valentía. Su poder lo ejercía en lo que hoy conocemos como Catia La Mar. Su dominio se extendió a través de las montañas, limitando con filas de Mariche y los Valles del Tuy incluyendo parte del Valle de Caracas. Uno de hombres de confianza era Aramaipuro conocido como ponzoña de abeja, quien era jefe de los indios mariches. Se dedicó a hostigar implacablemente a los conquistadores. Los españoles pusieron preso a su cabeza y un indio traidor lo atacó con una flecha causándole la muerte.

En el año 1568 se da la Batalla de Maracapana, donde varios jefes indígenas de diferentes regiones se organizan y se unen para enfrentar a los españoles. Entre los jefes que se reúnen están Naiguatá, Uripatá, Anarigua, Mamacuri, Querequemare, y otros junto a 7.000 guerreros y 3.000 flecheros.

Esta llegó a ser la más alta concentración indígena para combatir al invasor. Esperaron a Guaicaipuro, pero al no llegar, se retiraron sin presentar batalla. Sólo Tiuna se quedó junto a sus hombres, quienes murieron en la batalla. Algunas versiones dicen que Guaicaipuro y sus hombres no pudieron llegar a este combate porque las crecidas de algunos ríos se lo impidieron. Tiuna logró herir a varios españoles pero fue muerto de un flechazo que dispara un indio criado por los españoles.



Poema a Tiuna (*)

Su figura es comparable
Con la del jefe Chacao.
Su estrategia es igualable
Solamente a Tamanaco
De Yoraco su pujanza
Su coraje y su valor,
Y de Catia la enseñanza
Cuando le dio su lección.
En Aramaipuro confió
Como un jefe en su vasallo
Y su ponzoña bebió
En la espuela de su gallo.
Su nombre es rayo de luz
Que ilumina la hondonada
Como a mí mi buen Jesús
Me alumbra de madrugada
Caudal de agua cristalina
que sirve para tomar
agua y luz cual medicina
que hace mi vida vibrar.

Atacó a Rodríguez Carpio,
Cruel y sangriento enemigo
Y allá en Cayapa derrota
Poniendo a Dios por testigo.
Este indio Curucutí
Atacó a Diego losada
En la tal Maracapana
En buena faena dada.
Guaicaipuro no se ve
Llegar a hacerle compás
Él decide cree usted
Dividirse, no da más.
Esta división fue mala
Y el combate fue sangriento
Y don Diego ducho en esto
No desperdició un momento.
Tiuna solito y perdido
Se le enfrentó al español
Con media espada y herido
Defendió así su región.
Con ese palo de guaica
Que enastó su fiel cuchillo
Retó al señor español
Para mancharle su brillo.

Losada no lo aceptó
Mandó en cambio a Maldonado
Que Tiuna herido dejó
Como caballo azotado.
Para socorrer al hombre
Se presentó Juan Gallegos,
Gaspar Pinto y Juan san juan
Que heridos corrieron lejos.
Pero un flechazo directo
Le atravesó el corazón
De ese indio que había criado
El Maldonado bocón.



Cacique Tamanaco

Luego de la muerte de Guaicaipuro, continúa su lucha siendo cacique de los mariches y quiriquires. Su misión era propiciar una alianza. El 5 de diciembre de 1570 llega a Caracas que era la capital de la Provincia de Venezuela un gobernador que quería “pacificar” la zona. Con este término se quiere decir, que intentaban someter a los indígenas que estaban en resistencia ante los abusos e invasiones de los españoles. En una emboscada lograr capturar al cacique Tamanaco, a quien le dan muerte de una forma violenta con perros entrenados para matar.


(*) tomado del trabajo "Aborígenes: Olvidados de la Historia de Venezuela" de María Electa Torres Perdomo

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal