miércoles, 2 de mayo de 2012

TEMA 21: LA SAQUEADORA COMPAÑÍA GUIPUZCOANA

Nos fuimos a la Escuela Jesús Muñoz Tébar en el estado Miranda y fueron los chamos Eduard y Albert quienes nos hablaron de los saqueos de la Compañía Guipuzcoana.

*********************************************************************

Para el momento de la llegada de Cristóbal Colón, en lo que hoy conocemos como 
Venezuela había al menos medio millón de personas y el imperio inca, por sólo nombrar otras poblaciones, ya tenía 6 millones de habitantes. Había cultura indígena, territorio compartido, siembra, construcción de viviendas y de medios de transporte, etc.

Alonso de Ojeda y otros invasores, pese a estar intensamente poblados, consideraron este territorio como “Tierra de Nadie” y se sintieron con el derecho de tomar posesión de ellos en nombre del reino de España. El Sumo Pontífice o el Papa, regalando lo que de ninguna manera le pertenecía, y creyéndose dueño del mundo, “regaló” el territorio a los reyes Católicos para que a su vez lo repartiera entre sus súbditos.


ALGUNOS CAMBIOS CULTURALES CON LA INVASIÓN EUROPEA

Entre las consecuencias de la invasión europea, están los cambios de los valores sociales que tenían los pueblos originarios, quienes, por la fuerza, son obligados a cambiar de manera violenta y total, su modo de vida y su visión del mundo. A los indígenas se les quitó la libertad y se les convirtió en esclavos. Trataron de eliminar sus idiomas y costumbres y quitarles sus territorios.

La estructura de la familia extensa, principio básico de los indígenas, fue eliminada ya que los invasores sustituyeron la utilización de las viviendas comunales y fueron reemplazadas por viviendas unifamiliares, ocupadas por un nuevo tipo de familia nuclear que consistía en madre, padre, hijos e hijas; se cortó la relación del colectivo con la tierra y la naturaleza.

También la invasión europea significó mucha pérdida de cosas materiales, ya que gran cantidad de las riquezas de nuestro territorio fueron saqueadas y llevados al continente europeo. Una forma de ejercer el saqueo de nuestros recursos fue a través de la Compañía Guipuzcoana.

CREACIÓN DE LA COMPAÑÍA GUIPUZCOANA

La Compañía Guipuzcoana fue creada el 25 de septiembre de 1728. Las acciones de dicha compañía la tenían capitalistas vascos de la provincia de Guipúzcoa quienes le dieron una muy buena participación al rey. Funcionó desde 1730 hasta 1785. Los barcos de la Compañía debían partir de Guipúzcoa, llegar a los puertos de la Guaira o Puerto Cabello y de regreso desembarcar en Cádiz. A la empresa le fue otorgado el monopolio comercial con la provincia de Venezuela. Era la única que podía vender toda clase de mercancías importadas e igualmente sólo ésta podía comprar los productos y llevarlos a España.



Esto significó un cambio profundo en el sistema de comercio, pues la compañía controlaba los precios y los fijaba a su conveniencia, en perjuicio de los consumidores y de los productores locales. Enfrentando este control comercial ocurrieron varios levantamientos contra el poder español.

Entre las quejas que las colonias presentaban están:


  • Que estaban obligados a soportar los atropellos de cualquier español, sólo por ser europeo.
  • Que los criollos fueron excluidos de toda participación en el mando (hasta 1810 de los 166 virreyes y 558 capitanes generales, gobernadores y presidentes sólo 18 habían sido criollos).
  • Se prohibía a los criollos visitar España sin un permiso especial del rey, que difícilmente se obtenía.
  • No se permitía que se estableciera ninguna fábrica o manufactura en las colonias de América.
  • En la América española no se permitía cultivar más que un reducido número de plantas de tabaco, el cual fijaban los oficiales del rey. Si se encontraba una sola planta más, se destruía toda la plantación.


El monopolio comercial sostenido por España, obligaba a sus colonias a comprar y vender sus productos únicamente a la metrópolis, a través de los puertos legalmente autorizados y mediante los dos galeones comerciales que visitaban América anualmente para la actividad comercial.



En muchos casos, motivados a los conflictos bélicos de España con otras naciones, se produjo la ausencia total de los barcos antes mencionados en el Nuevo Continente. Lo cual dejó a sus colonias desprovistas de sus compradores y proveedores naturales, dejando un vacío, que fue llenado rápidamente por los comerciantes ingleses, piratas y corsarios.

La metrópolis española, orientada a recuperar el control sobre el comercio colonial, ejecutó una serie de medidas enérgicas para lograrlo, y en el caso especifico de Venezuela lo hizo con la fundación en el año 1728, de la Compañía Guipuzcoana en La Guaira, organismo encargado de todo lo relativo al intercambio comercial y de combatir el contrabando en el territorio, convirtiéndose en duro bastión de España contra esta actividad ilegal. Sin embargo dicha Compañía, con el tiempo se convirtió en el centro de grandes
críticas, protestas y rebeliones, debido al manejo viciado de sus actividades y que en años posteriores conduciría a su total remoción.

El ámbito de control llevado a cabo por la Compañía Guipuzcoana en función de reprimir el contrabando, se centró principalmente en el establecimiento de flotas llamadas Guardacostas que efectuaban las funciones de patrullaje, represión, persecución y aprehensión de los contrabandistas; además de los resguardos de mar y tierra y la creación de factorías y patrullas en los puertos y ciudades vecinas.

Debido a la efectiva forma en que la Guipuzcoana combatió el contrabando en favor de sus accionistas y por el monopolio obtenido de hecho en el comercio de la Provincia de Caracas y las circunvecinas, los principales afectados fueron los hacendados provenientes de la clase dominante comercial criolla incurrieran o no en la actividad ilegal. Esto se explica por lo injusto de las actividades de los administradores de la compañía que se encargaban tanto de regular los precios de los productos - ya fueran los que se introducían o los que extraían de la provincia - como de su comercialización. La consecuencia inmediata de esta situación repercutía directamente contra el margen de ganancias y fomentó en algunas regiones de la costa la intensificación del comercio clandestino.


El saqueo y explotación que se manifestó a través de la Compañía Guipuzcoana en la época de la colonia sigue manifestándose en el sistema capitalista.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal