sábado, 23 de junio de 2012

LOS COMUNEROS DE MÉRIDA


PROGRAMA RADIAL "CUÉNTAME DEL 10" 
CAPÍTULO 25
LOS COMUNEROS DE MÉRIDA

El equipo de "Cuéntame del 10" se fue hasta el Liceo Ecológico G/J Alberto Müller Rojas en el Distrito Capital para que Rosalía y Scarlet nos hablaran de LOS COMUNEROS DE MÉRIDA.


El movimiento Comunero de Mérida en 1781 fue otro de los levantamientos anticoloniales ocurridos a lo largo del siglo XVIII.

La Corona española comenzó la aplicación de ciertas políticas económicas, que buscaban fortalecer aún más su poder político y obtener mayor ganancia. Esto empeoraba las condiciones de los venezolanos y se hacía mayor su descontento.

Los jornaleros, artesanos, campesinos y otros trabajadores tenían que realizar nuevos pagos al Rey de España que empeoraban su situación. Este grupo de desposeídos era víctima de la explotación de los dueños de la tierra, quienes acaparaban las tierras que habían obtenido a partir del robo a los indígenas.

Venezuela, por sus amplias costas y su privilegio natural de ser puerto de acceso a Tierra Firme, representó para la Corona un centro de producción y comercio de materias primas de gran demanda en Europa, como lo fueron el tabaco y el cacao.

La rebelión comunera venezolana, tuvo como objetivo básico la búsqueda de la rebaja de los pagos impuestas por la Corona Española. La rebelión comunera se inicia con la insurrección de la Villa del Socorro el 16 de marzo de 1781 en el Virreinato de la Nueva Granada, en lo que actualmente es Colombia.

En lo geográfico y económico, los departamentos que llevan hoy el nombre de Santander y las tierras del Táchira, Mérida y Barinas, exportaban su cacao y su tabaco por los puertos del Lago de Maracaibo hacia México y España.

Una de las consecuencias inmediatas de estos acontecimientos, fue la ejecución del líder de la revuelta peruana, Túpac Amaru el 18 de mayo de 1781. Fue descuartizado, decapitado y sus restos fueron repartidos en varios sitios para sembrar el terror entre la población aborigen. El resultado fue contraproducente, ya que cuatro días después se incorporó más gente al movimiento.

Esta rebelión logró en parte sus objetivos con la firma de las “Capitulaciones de Zipaquirá". Este documento tiene 32 artículos que establecen reivindicaciones económicas, sociales y político-militares, que en su totalidad habían constituido las metas de la rebelión.

Esto causó una división en el ejército comunero porque quedó clara la existencia de dos horizontes de lucha: por un lado, la de los sectores acaudalados, que pese a mantener sus contradicciones con la Corona española, no estaban dispuestos a perder sus privilegios y por el otro lado, las masas oprimidas que buscaban sus reivindicaciones sociales.


No es sino hasta el 30 de junio de 1781, cuando ocurre el primer encuentro entre representantes de la ciudad de San Antonio del Táchira (Venezuela) y los rebeldes de la Villa de Cúcuta y Pamplona (Nueva Granada) cuyo interés era el de promover la insurrección en toda la Provincia de Maracaibo y extender el movimiento hasta Caracas.

Este encuentro tuvo lugar en las márgenes del río Táchira, constituyéndose así un gobierno rebelde, cuyos integrantes en su mayoría eran ricos propietarios de la región. 

Luego ocupan Bailadores, siendo ésta la siguiente población controlada por los Comuneros. Desde allí se planificó la invasión a Mérida, donde llegan el 28 de julio de 1781, siendo aplaudida por toda la población. 

El Gobernador de Maracaibo como medida preventiva, ordena una expedición para evitar la invasión de Trujillo.

El ambiente de tensión popular que existía en Trujillo era contraproducente, ya que los sectores desposeídos acogieron con agrado las noticias sobre el movimiento comunero, pero los ricos hacendados, no.

Los jefes trujillanos nunca terminaban de decir si querían o no unirse al movimiento y esta estrategia era para ganar tiempo para el arribo de los auxilios militares de Maracaibo.

Por otra parte, el temor y la desilusión se apoderó de muchos al conocerse la noticia de la derrota y asesinato de Túpac- Amaru, ya que “... veían alejarse las posibilidades de éxito y de ayuda neogranadina...”





La base de la insurrección venezolana empieza a desmantelarse, y se
producían deserciones que contribuían a crear incertidumbre en las filas rebeldes.

Ya para el 11 de septiembre de 1781, la revuelta se encuentra
prácticamente derrotada. Se detienen a los comuneros y se les encarcela. 

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal