domingo, 22 de julio de 2012

Vida familiar de Sebastián FRANCISCO DE MIRANDA


Capítulo 31 del Programa Radial "Cuéntame del 10".

Nos fuimos hasta la Escuela Técnica Comercial Jesús Muñoz Tébar de Los Teques, estado Miranda, para que los chamos David Villamizar y Luis García nos hablaran de los primeros años de vida de Sebastián Francisco de Miranda.


Hablaremos de Sebastián Francisco de Miranda. Su niñez. Cómo era la familia en la que creció. 

La familia Miranda formaba parte del grupo que ocupaba los estratos superiores de la pirámide social y económica en la época colonial: el de españoles. Con este término se diferenciaba a la población blanca que había nacido en España, de la población blanca que había nacido en América a los cuales se les llamaba criollos. A los criollos también se les conocía como “mantuanos” porque sus mujeres eran las únicas con derecho a llevar mantos.

Padre de Francisco de Miranda


El padre de Miranda, llamado Sebastián de Miranda, había nacido en España pero en las islas canarias, por lo cual también sufría un poco de discriminación. Además, su padre era comerciante de telas y tenía una panadería. Oficios que para aquel entonces no eran vistos como dignos. El padre de Miranda mantuvo una posición social bastante holgada sin llegar a ser rico, a partir de su condición de comerciante. Tenía varias casas en sitios próximos al centro de Caracas.


Madre de Francisco de Miranda 


La madre de Miranda se llamaba Francisca Rodríguez, había nacido en Caracas y era hija de un portugués y una española nacida en las islas canarias. Ambos eran blancos y “de sangre clara” y familia noble, ya que tenía parientes clérigos y religiosas. Con sangre clara se quería decir que no tenía antepasados cuya piel fuera oscura o parda, sin embargo, se podía pagar para que desde el Reino de España, se dijera y se hiciera constar la “limpieza” de la sangre. Mientras más parientes clérigos o dedicados en vida a la religión, se consideraba más “noble” a la familia, aunque también se podía pagar a la iglesia para ascender a esos títulos.


Nuestro Francisco de Miranda nació el 28 de marzo de 1750 y su nombre completo es Sebastián Francisco. Sebastián como su padre y Francisco como su madre. Nuestro Miranda fue el mayor de 9 hijos e hijas y tuvo una infancia y adolescencia tan normales como la de cualquier otro joven de su condición. En aquel momento Caracas contaba con 12.000 habitantes aproximadamente y sus costumbres estaban regidas por la religión. Existía la obligación para las familias de asistir todas las tardes a la iglesia a rezar el rosario y el rezo del ángelus 3 veces al día.

La discriminación se encontraba presente en todos los aspectos diarios de la vida. Por ejemplo, las mujeres blancas exigían que se prohibiera a las pardas el llevar mantos y el usar tapices para arrodillarse durante la misa.


Estudios del niño Miranda


Francisco de Miranda, terminó la primaria en el Seminario de Santa Rosa y luego estudió en la Universidad Real y Pontificia de Santa Rosa. Desde la educación impartida en la Universidad se defendían los privilegios descritos anteriormente y la preservación de la “pureza” de la religión católica. Para entrar en la Universidad el estudiante debía probar que era de “sangre limpia”, es decir, probar que era blanco sin mezcla de lo que la iglesia consideraba “malas razas”, ni tener ancestros condenados a la inquisición. La iglesia decidía los libros que podían ser estudiados y cuáles eran prohibidos.

Algunos de los libros prohibidos por la iglesia, porque promulgaban la igualdad entre las personas sin importar el color de su piel, ya formaban parte de la biblioteca personal de Miranda para cuando llega a España en el año 1771 a los 21 años de edad.

Cuando Miranda tiene 14 años su papá, propietario de un comercio de telas y una panadería, se incorpora a la compañía militar llamada Nueva Compañía de Blancos Isleños y es nombrado capitán de la misma. Cinco años más tarde al papá de Miranda le dan un nuevo nombramiento oficial y el Cabildo se opone por considerar que un español nacido en las islas canarias, además con el oficio de comerciante de tela y de pan y además con sospecha de tener algún antepasado mulato, no era digno de ese cargo. Lo obligaron no sólo a renunciar, sino a cerrar su tienda, lo que llevó a su familia a tener unas condiciones económicas difíciles.



El joven Miranda se va a España


Dos años después de terminado el conflicto con su padre a favor de éste, ya que pudo demostrar su “limpieza de sangre”, nuestro Francisco de Miranda se va a España e ingresa en el ejército del Rey o ejército real. Vale decir, que para aquella época no existían muchas opciones para los jóvenes de su clase, o la carrera militar, o un puesto menor en la administración de la colonia, o entrar en una orden religiosa.

Una vez que llega a Madrid, Miranda aprende francés, inglés, italiano y latín, y con ese conocimiento comienza a leer los libros prohibidos por la inquisición.

Etiquetas: , , , , ,

3 comentarios:

A las 10 de junio de 2013, 8:13 , Anonymous Anónimo ha dicho...

BIEN BUENA LECTURA BUENO NI LA LEY

 
A las 28 de marzo de 2016, 16:32 , Blogger erika camila Ferrini ha dicho...

si si muy buena!

 
A las 31 de marzo de 2016, 7:00 , Blogger luis perez ha dicho...

no digamos fabulosa pero aceptable

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal