viernes, 3 de octubre de 2014

AVALANCHA: Un cuento para la Paz



Avalancha 



Ella siempre se levanta
tempranito en la mañana
cuando apenas esclaro
y está comenzando el alba

Prepara su desayuno
y va cantando de alegría
mientras despierta a sus hijos
para que inicien su día 



 
Y he ahí el primer enojo
que agarra la susodicha
porque el mayor de sus hijos
le dice una frase mal dicha 


Y entonces la señorona
ya no está bailando tanto
apenas siendo las siete
ya se le escapó el canto 



Al tomar la camioneta
no tiene el humor muy bien
y le paga al conductor
con un billete de cien

El chofer todo molesto
le da su vuelto a la doña
acumulando su rabia
y diciendo palabras impropias 


Casi llegando a su casa
el señor de la buseta
ciego ya de la rabia
tumba una bicicleta







El ciclista adolorido
sin entender el accidente
se levanta de aquel piso
y al chofer le saca un diente 


Pero justo por allí
pasa un hombre bien trajeado
y al ver aquel alboroto
se pone malhumorado 



Resulta que ese fulano
trabaja en Seguridad
pidiéndole a todo el mundo
el carnet de identidad

Y por el acto agresivo
que acaba de contemplar
este Don tan bien vestido
a todos va a requisar

Y al mismísimo Ministro
que al edificio ha llegado
por error del vigilante
el traje le han jurungado

El Ministro no soporta
la imprudencia de aquel chancho
y agarrándole la percha
le mete tremendo gancho 



Sube al fin a su Despacho
y el Presidente ha llamado
su opinión le solicita
sobre un altercado

Resulta que al parecer
en un país muy lejano
ocurrió un malentendido
entre un musiú y un paisano

No se sabe muy bien
qué ocurrió ni qué quieren
pero hablar con el Presidente
los extranjeros prefieren 




El Ministro que se ve
su puño aún sangrando
le aconsejó al Presidente
que envíe inmediato un comando 


Y así es como ocurrió
que dos países fraternos
ahora se encuentran en guerra
sin saber por qué cuernos 


El origen no sabemos
de este fin tan horroroso
si fue el vuelto de la Doña
o la caída del mozo 



 Lo cierto de esta cuestión
es que todos aportaron
y en vez de parar en seco
la furia la continuaron 




No discutamos entonces
quien de los dos fue primero
que al final eso no importa
si fue la gallina o el huevo

Fácil le resulta al vecino
la paja ver en tu ojo
pero si ves una en el suyo
agarra tremendo enojo

Tampoco debemos tirar
nunca la primera piedra
porque ni tú ni yo estamos libres
de ser María Magdalena

Y aunque suene fastidiosa
lo repito una vez más
que es tarea de todas y todos
trabajar para la PAZ 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal